Molins de Rei   93 680 26 74 680 857 612 
Premiá de Mar  93 751 02 92

Facial Galvánico

La limpieza facial es uno de los tratamientos estéticos que se usan con mayor frecuencia dado a que a través de ellos se consiguen resultados altamente efectivos y cambios notorios respecto a la salud de la piel. 

Además, estos se consiguen a precios asequibles que, sin duda alguna, valen la pena.

Existen diferentes tratamientos de limpieza facial con diferentes técnicas y tecnologías aplicadas.

La aplicación de las mismas dependerá del tipo y estado de la piel, además de la intención y necesidad que tenga la persona que se hará la limpieza.

Sin embargo, hay diversidad de opciones que se pueden fácilmente ajustar a tu presupuesto como la que te presentamos a continuación.

Una de las técnicas que actualmente se usa por la calidad de sus resultados, la eficiencia del tratamiento y sus condiciones es la limpieza facial con corriente galvánica.

Con ella consiguen muy buenos resultados, ya que además de eliminar impurezas de manera efectiva, también ayuda a la asimilación de nutrientes aplicados y todo esto bajo un tratamiento de la piel no invasivo y sin dolor.

 

«Nuestro centro de estética te brinda la mejor atención y los procedimientos de belleza más populares del mercado»

Facial Galvánico ¿Cómo funciona la corriente galvánica?

La corriente galvánica es una corriente de flujo continuo de electrodos que no cambian su polaridad.

Esta es constante, no funciona mediante pulsos ni ondas, sino por medio del flujo de corriente permanente y que se realiza en el mismo sentido; del polo negativo al positivo para las cargas negativas, o del positivo al negativo si se considera el flujo de cargas positivas.

Este flujo de corriente origina a nivel biológico tres efectos básicos; electrotermal, electroquímico y electrofísico.

Cuando se aplica la corriente galvánica suceden estos tres efectos, sin embargo, en cuanto a limpieza facial, es de especial interés el efecto electroquímico.

La limpieza facial con corriente galvánica es una electroterapia accesible que consiste en la aplicación de electrodos para desplazar iones en el interior del organismo.

Los iones atraviesan la piel penetrando a través de las glándulas sudoríparas, sebáceas y los folículos pilosos.

La penetración es menor de 1mm, y la absorción se produce mediante la circulación capilar y el transporte transmembrana.

El paciente sentirá al principio de la aplicación la sensación de pinchazos indoloros y picor en la zona donde se colocan los electrodos que irán disminuyendo su intensidad en la medida en que la piel se vaya sometiendo y reduciendo su resistencia.

También, el paciente se volverá más tolerante a la sensación que finalmente se traducirá en una sensación de agradable calor.

Limpieza facial, beneficios del uso de corriente galvánica

La limpieza facial con corriente galvánica aporta muchos beneficios al cuidado de la piel y arroja resultados positivos tanto visual como químicamente.

Entre los beneficios que podemos nombrar tenemos:

  • Limpieza profunda de la dermis.
  • Mejor oxigenación y circulación de la piel.
  • Disminución de la aparición de arrugas y tensión de la piel debido al equilibrio químico producto del tratamiento.
  • Se adquiere una mejor hidratación de la piel producto de la producción de colágeno y de la restitución de las células envejecidas.
  • Estimula la función secretora de las glándulas
  • Aumenta la permeabilidad de las membranas celulares.
  • Desintoxicación casi absoluta de la piel.
  • Estimula la absorción de nutrientes y sustancias aplicadas.

De los beneficios anteriormente mencionados, unos de los más destacados y característicos de este tratamiento con corriente galvánica es la estimulación de la absorción de nutrientes, debido a que la aplicación profunda de los mismos en la piel produce una rápida y optima asimilación. 

Y, por otro lado, el uso de corriente galvánica para desintoxicación de la piel también tiene una gran relevancia, dado a que la eliminación de partículas tóxicas se hace directamente por medio de la atracción de las mismas a la superficie de la piel.

Cuidados y precauciones antes y después del tratamiento facial galvánico

Antes del tratamiento de la limpieza facial con corriente galvánica es necesario que la zona a la que se le aplicará la corriente galvánica esté al descubierto.

A continuación, la piel debe lavarse con agua y con jabón para eliminar la secreción sebácea que haya en la piel, ya que esta se comporta como un aislante  y aumenta la resistencia de la piel. 

Hay que tener especial cuidado sí la piel presenta zonas erosionadas, ya que, en este estado de sensibilidad, la resistencia de la piel disminuye y, por tanto, podrían presentarse quemaduras durante el tratamiento de la piel.

En caso de haber zonas erosionadas, es necesario que estas sean cubiertas con un esparadrapo.

A continuación, se procede a realizar el tratamiento, el especialista estético seleccionará el tamaño y forma de los electrodos y dosificará la corriente según la zona que se vaya a tratar. 

El accidente poco habitual que puede ocurrir durante el tratamiento es la quemadura cutánea, pero estas no son de mayor importancia y sanan rápidamente. 

A razón de todo esto, se recomienda altamente el uso de esta técnica como opción estética facial que trae con ella resultados sumamente beneficiosos y visibles que te ayudarán a adquirir una piel saludable y bonita en pocas sesiones.

A estas sesiones le tendrás que dedicar un máximo de 20min de tu tiempo y a precios asequibles, en los que vale la pena invertir.