Molins de Rei   93 680 26 74 680 857 612 
Premiá de Mar  93 751 02 92

Cinco errores comunes en el Microblading

El microblading, es conocido como aquel proceso mediante el cual se logra pintar las cejas para que se vean naturales, además de asentar más las ya existentes y aumentar su grosor. Este proceso si bien es algo complejo, da como resultado unas cejas impecables y de muy buen aspecto. Se diferencia de la micro pigmentación porque esta es propensa a deteriorarse en poco tiempo.

Esto claro, si el proceso se ha llevado a cabo de forma correcta, pues un error podría afectar al producto final que se busca y causar descontento a la persona la cual se le está haciendo el tratamiento. Hay que recordar que siempre existen personas poco profesionales o pueden surgir situaciones inesperadas, sin mencionar que los efectos de un microblading pueden durar 1 año o más, demasiado tiempo para arriesgarse.

Este proceso requiere como de todo, un profesional con la suficiente experiencia para poder hacer el trabajo, pues el profesional sabe cómo hacer el proceso y es mucho mas difícil  que se equivoque en el momento de colocar los pigmentos, de esta forma obtendremos el resultado esperado y no unas cejas dibujadas por un niño pequeño. 

Los materiales utilizados para llevar a cabo un microblading no serán cubiertos por solo 100€ ni por el hecho de que sean muy caros, más bien porque resulta imposible cobrar eso si se utilizan materiales homologados y profesionales. Sin mencionar otros procesos que se deben llevar a cabo posteriormente como es el retoque que debe ser realizado al pasar un mes.

errores microblading

¿Cuáles son los errores más comunes?

A continuación te enseñaremos algunos de los errores más comunes y factores que hay que tener en cuenta a la hora del microblading:

  1. Mal uso del pigmento: El encargado del proceso tiene la obligación de usar solamente el pigmento homologado y tener los registros sanitarios correspondientes. Los pigmentos siempre deben de venir en monodosis de 2 o 3 mililitros, esto ya que esa cantidad garantiza su esterilidad aparte de que previene cambios de color repentinos pues se puede dar el caso de que si no han sido esterilizados los pigmentos acabemos eventualmente con cejas azules o de otro color.
  2. No tener todo planeado: Con esto nos referimos a que es necesario tener ya plasmada una idea o un boceto de que es lo que buscamos como resultado final para poder guiarse por eso, es fundamental antes de empezar, ya que si no se decide por adelantado el diseño de las cejas puede ser capaz de estropear la expresión de la persona o simplemente no encajar para nada. Los profesionales realmente preparados cuentan con las herramientas necesarias para realizar el diseño y tienen la obligación de mostrártelo antes de poder realizar el tratamiento.
  3. Confiar en precios bajos: Un microblading puede costar 200€, pero puede darse el caso de que encuentres una persona por internet que este ofreciendo sus servicios por 100€, si bien es tentador y te puedes sentir con suerte al haber encontrado uno de estos casos deberías reconsiderarlo. 
  4. Confundir Micro pigmentación con Microblading: La mayoría de personas puede no entender la diferencia que tienen una de la otra, la micro pigmentación está más orientada al cuero cabelludo mientras que el microblading está más orientado al área de las cejas, esto se puede notar ya que solo el microblading consigue el efecto realista y natural de las cejas, mientras que con el otro proceso se puede notar un gran bajón en la calidad de la ceja.
  5. No buscar referencias: Buscar referencias y críticas positivas del lugar o sobre el experto con el cual acudirás para realizar el microblading es de gran importancia. Porque no hace falta ser un experto en el área para poder conseguir un titulación que te habilite para llevar a cabo este proceso ya que cualquiera podría conseguirlo en tan solo 2 días o menos, algo en lo que hay que reflexionar. Hay que recordar que el procedimiento es delicado, pues el dejar que alguien sin experiencia profesional haga cortes en tus cejas y te implante pigmentos no suena muy prometedor ni de confianza.

Hay que recordar qué se deben hacer retoques. Una parte importante que viene después del microblading es el retoque, algo que se realiza al haber pasado un mes desde el procedimiento. Al pasar un año del mismo, se recomienda hacer una revisión para vigilar el estado de las cejas, pues los pigmentos van desapareciendo con el tiempo, lo que provocaría que las cejas volvieran a su estado original.

 Este proceso no duele pero es cierto que resulta algo incómodo, aunque no lo suficiente para ser insoportable y se recomienda no tomar sol los primeros días desde que se hizo el retoque.

Si necesitas mas información sobre el Microblading o nuestras promociones puedes ponerte en contacto con nosotros y estaremos encantados de solucionar tus dudas.