¿CUÁNDO DEBE EXFOLIARSE LA PIEL?

Exfoliarse la piel

La función de la exfoliación es la de retirar las células muertas y favorecer, así, la aparición de las nuevas, que darán una mayor hidratación, tersura y harán que tu piel luzca radiante.

Ten en cuenta que puedes exfoliarte todo el cuerpo, pero prestando especial cuidado a la zona del rostro, más delicada.

Exfoliarse el cuerpo

Para la zona corporal, hay cremas y geles exfoliantes con un grano grueso. Basta con humedecer la piel y, a continuación, realizarte un suave masaje por todo el cuerpo insistiendo en zonas donde hay mas células muertas acumuladas (pies, rodillas, codos). Una vez hayas usado el exfoliante, retíralo con abundante agua. Y cuando salgas de la ducha aplícate una buena crema o leche hidratante para devolverle a tu piel la comodidad de nuevo.

Exfoliación en el rostro

En el rostro, lo aconsejable es que uses exfoliante específico para la cara, son geles con un grano bastante más fino, ya que la piel facial es sensible. Realiza un suave masaje por todo el rostro desde el nacimiento del pelo en la frente hasta el cuello y escote incluidos y evitando la zona del contorno de los ojos. Retira con abundante agua y, a continuación, aplícate tu mascarilla, sérum, o hidratante que prefieras.

Aunque puedes realizar la exfoliación corporal o facial en cualquier momento, (es importante no abusar de este tratamiento, podrías causar un efecto rebote y, entonces, tu piel generaría el doble de células de las que necesita, un efecto conocido como hiperqueratosis), se recomienda especialmente justo antes de verano, para preparar la piel y que obtengas un bonito bronceado, y pasado el verano, para eliminar las células muertas que hayas generado durante este tiempo a causa del sudor, la playa, la piscina…