Molins de Rei   93 680 26 74 680 857 612 
Premiá de Mar  93 751 02 92

Ventajas de la limpieza facial

Diariamente la piel de nuestra cara se encuentra expuesta a un número de agentes externos incontables. Teniendo en cuenta todo tipo de bacterias así como el viento, frio, el sol, humo e incluso el maquillaje. 

Todos ellos pueden dañar en menor o mayor medida la estructura de la piel y así entorpecer el proceso de regeneración y renovación celular de la piel. Es por este motivo que hay que limpiarla en profundidad de impurezas, con esto además conseguimos que  recupere su estado óptimo y obtendremos una piel hermosa digna de lucirse.

 

La limpieza facial es un tratamiento para mejorar tanto la salud como el aspecto de la piel del rostro. Este proceso permite eliminar imperfecciones como puntos negros e impurezas varias las cuales se acumulan en la piel día a día, haciendo que esta pierda vitalidad y luminosidad, degenerando su aspecto.

Limpieza facial Galvanica

La importancia de una limpieza facial

Una limpieza facial bien hecha permitirá que la piel respire de nuevo y que las células puedan regresar a su estado inicial permitiendo que se regeneren por cuenta propia y mantener un aspecto saludable, mejorando la absorción de cremas y productos hidratantes, estas son solo algunas de las ventajas que conlleva el hacerse una limpieza facial.

¿Pero por qué nuestra piel se ensucia?  

Hay glándulas llamadas sebáceas las cuales producen sebo, esta sustancia a su vez a través de los orificios de los folículos pilo sebáceos se deposita en la superficie de la piel. 

Una vez el sebo es creado a este se le suman las bacterias y células muertas con las cuales nos topamos a diario y estas a su vez taponan los orificios, dando lugar a la aparición de granos, puntos negros y otras imperfecciones en la cara. Para evitar esto es necesario limpiar la piel a diario o bien contratar regularmente una limpieza profunda por parte de un profesional.

¿Cómo hacer una limpieza facial?

Para llevar a cabo la limpieza facial primero los profesionales tendrán que evaluar el tipo de piel la cual posee la persona y seguidamente ajustar el tratamiento necesario para ese tipo de piel. 

En cuanto se tenga claro qué tipo de piel posee la persona, se procederá a realizar la limpieza facial. Comenzando por una limpieza de cutis para retirar la suciedad más superficial seguida de una exfoliación para eliminar las impurezas más profundas. También dependerá del profesional que método utilizar para abrir los poros y retirar los puntos negros e imperfecciones sin dañar o dejar marcas en la piel.

En cuanto los poros sean cerrados y la suciedad profunda haya sido eliminada, es momento de cerrar los poros y cauterizarlos para descongestionar la piel, evitar la infección de esta y bajar la inflamación que quedó como residuo del proceso. Por último, se da un masaje sobre el rostro y cuello para relajar la piel.

Después de la limpieza y el masaje se aplica una mascarilla nutritiva. Con esta se busca equilibrar la piel según sus excesos y defectos así como hidratar la piel, hay que dejarla reposar durante unos minutos y luego retirarla completamente con agua.

Una limpieza facial puede durar entre 50 minutos y una hora y media, esto dependiendo del tipo de tratamiento al cual te sometas.

limpieza facial galvanico

Las ventajas de la limpieza facial 

La limpieza facial aporta una gran cantidad de ventajas a la piel, algunas de estas son:

  • Durante el proceso se hidrata la piel y se usan cosméticos de primera calidad. Sin contar que el profesional hace un estudio exclusivo para tu piel para poder aplicarte el cosmético que más se adapte a tus características.
  • Después del proceso la piel es capaz de absorber los cosméticos y líquidos más fácilmente, facilitando su hidratación y tratamiento.
  • Consigues remover todas las células muertas y bacterias que se han estado acumulando en tu piel por tanto tiempo.
  • Elimina signos de fatiga y cansancio en el rostro.
  • Elimina algunas imperfecciones.
  • Se activa la circulación sanguínea en el área de la cara y se tonifican los músculos faciales.
  • Previene la aparición de arrugas
  • Obtienes una piel luminosa, tersa y sedosa
  • Descongestiona los poros y reduce su tamaño
  • Previene la aparición de granos y espinillas

 

 

El cada cuanto tiempo hacerse una limpieza facial, dependerá por completo de la persona y de su tipo de piel así como su estado. Para la media general se recomienda que se haga por lo menos 1 vez al año, aunque en algunos casos es recomendable hacerla más a menudo.

Una piel que se encuentra en un estado normal necesitaría una limpieza cada tres o cuatro meses como mucho. Las pieles secas necesitan más tratamiento por lo que seis semanas deberían bastar, aunque como se dijo antes todo depende de la persona y la piel. Si tienes dudas llamanos y te asesoraremos sobre cada cuánto tiempo debes de hacerte una limpieza facial.